RENUEVA EL BAÑO: APOSTAR POR CALIDAD ES INVERTIR EN EL BOLSILLO

El baño es una de las estancias más utilizadas en un hogar. La calidad de sus elementos –muebles, grifería, zona de ducha- debe primar por tu seguridad, ahorro y tranquilidad. Y eso se consigue con primeras marcas que garanticen un servicio bueno.

 

La mala grifería supone un despilfarro de dinero y energía. Ya lo dice el refrán: lo barato sale caro. Un mal grifo o inodoro que pierde agua supone un despilfarro enorme (si un grifo gotea, se derrochan más de 30 litros diarios). Los aireadores y grifos termostáticos ahorran agua y energía porque tardan menos en dar agua caliente a la ducha, por ejemplo.
-Merece la pena invertir en un buen inodoro con doble descarga (con una carga de menos litros cuando no sea necesaria tanta agua) por el ahorro e impacto medioambiental.

 

Las mamparas –tanto de bañeras como de duchas- son un elemento básico tanto por la funcionalidad que tiene como por la estética que aporta (más o menos, transparente o translúcido).

Las mamparas llevan una serie de accesorios, como los rodamientos. Los rodamientos son piezas que sufren mucho desgaste, puesto que permiten la apertura, el cierre y, en general, el movimiento de la mampara. Si esos accesorios son de mala calidad, no solo deberán cambiarse antes, sino que puede provocar la rotura completa de la mampara. Optar por unos rodamientos inadecuados es malo y perjudicial, ya que obliga a forzar la mampara y puede romperse.

Las mamparas son cristales que tendrán mejor acabado, si son de calidad. Las mamparas con un acabado barato pueden oxidarse y quedarse con restos de cal en el cristal.
En conclusión, ¿de qué sirve ahorrar en el precio inicial de los productos, si a la larga tendrás que gastar más dinero en su uso y sus recambios? Con los elementos adecuados se puede ahorrar un 50 % del agua de casa.


Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload