¿QUÉ TIPOS DE GRIFOS DE BAÑO NECESITAS? MONOMANDOS, TERMOSTÁTICOS

La elección de la grifería en baños es una cuestión más importante de lo que parece. Solemos fijarnos, simplemente, en el diseño, pero también hay que tener en cuenta el lugar donde se va a colocar, el posible consumo en la factura que va a conllevar su uso y la facilidad o no de su cuidado y mantenimiento en perfectas condiciones. Las posibilidades son múltiples: existen grifos cromados, grifos economizadores, especiales… Te ayudamos a elegir el que más convenga a tus necesidades.

En general, lo primero que debes decidir es si quieres un grifo monomando (sólo tienen una maneta y, al girarla a izquierda o derecha, tienes agua fría o caliente) o bimando (con una maneta para el agua fría y otra para la caliente). Es imprescindible que tengan siempre aireador, que permite ahorrar un 50% en el consumo de agua.

El baño necesita diferentes tipos de grifos:

GRIFOS PARA EL LAVABO

Los puedes encontrar de diferentes diseños. Se aconseja instalar un grifo cromado, por su acabado brillante y resistencia ante la corrosión. Hay grifos de caño alto (apropiados para los baños con lavabo de sobreponer), de caño bajo (los más habituales) y encastrados (si la toma de agua está en la pared).
 

GRIFOS PARA EL BIDÉ

Los hay monomando o bimando y también con una pieza para dirigir la salida del agua a tu gusto.


GRIFOS PARA DUCHA Y BAÑERA

Los mejores son los termostáticos: con una maneta regulas los grados y con otra el caudal. Ahorran en el consumo de agua y energía para calentar el agua, son más seguros (evitan quemaduras) y más prácticos.

En general, también existen conjuntos para que todos los elementos del baño tengan un mismo diseño.

No uses productos abrasivos para limpiar, sea cual sea el material.

El mantenimiento de los cromados, lacados y dorados es igual: con una bayeta antirallado enjabonada.

 


Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload