¿QUÉ MATERIAL ELEGIR PARA TU PLATO DE DUCHA?

Plato de ducha de porcelana

Acabados perfectos y duraderos. Los platos de ducha de porcelana son baratos, fáciles de limpiar y de igual diseño que el resto de sanitarios. Acostumbran a ser reciclables en un alto porcentaje, no amarillean al usar productos como la lejía y son resistentes a las rayaduras. Entre sus inconvenientes está su difícil instalación, posibles deformaciones debidas a su naturaleza que dificulten la instalación de la mampara o que, al ser fabricados en medidas estándar, presenta limitaciones a la hora de aprovechar el espacio en el baño.

Plato de ducha acrílico

Resistencia y ligereza son las principales características de este material. Los platos de ducha acrílicos son ligeros, resbalan menos que los de porcelana y son cálidos al tacto. Además, al ser fabricados en serie, su precio resulta muy económico. Por supuesto, también tienen desventajas: Son frágiles y se rayan con relativa facilidad, son difíciles de reparar, no resisten algunos productos de limpieza agresivos, en contacto con el agua y jabón aumenta el peligro de deslizamiento, también presentan limitaciones a la hora de aprovechar el espacio al ser fabricados en medidas estándar y, con el paso del tiempo, la base puede hincharse debido a la humedad.

Plato de ducha de resina

Renueva y moderniza tu baño con un plato de ducha de resina. Tienen un montón de ventajas: son compactos, se fabrican a medida, son cálidos, antideslizantes, extraplanos, fáciles de instalar y limpiar, impermeables… Además, ¡puedes elegir entre un montón de colores y diseños! Su principal desventaja es que el precio es más elevado, debido al proceso de fabricación a medida, así como a la calidad de los materiales.

Después de saber todo esto, ¿con cuál os quedáis?

Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload