RADIADORES-TOALLEROS: VENTAJAS DE USO EN EL BAÑO

Los radiadores-toalleros son, principalmente, un elemento muy funcional de los baños. El baño es un lugar muy peculiar de la casa. Es un espacio de mucha humedad y, por eso, tener unos radiadores de calidad es muy importante para que la estancia reúna las condiciones óptimas para hacerla cálida y habitable.


¿Para qué sirven los radiadores toalleros?


- Como todo radiador, su función básica es calentar el baño.


- Al ser de tipo toallero, calienta las toallas y los albornoces y conserva el calor para su uso. Además, también los seca después de su uso.


- Decoran. Aparte de la funcionalidad elemental por la que son creados, los radiadores toalleros son más estéticos que los tradicionales. De este modo, se convierten en un elemento más de la decoración del baño.


Tipos de radiadores toalleros


Existen dos tipos diferenciados, en función de la alimentación que llevan.


- De agua: se instalan, si la casa tiene calefacción de tipo central. Para su instalación, es necesario un profesional técnico. Asimismo, necesitan ser purgados cada cierto tiempo.


- Eléctricos: se instalan, si la calefacción es eléctrica. Para usarlos, solo es necesario enchufarlos a la toma de la luz, por lo que pueden ser instalados por uno mismo. Algunos modelos cuentan con un termostato para regular la temperatura. No requieren de ningún mantenimiento especial. 


Los estilos y acabados en cualquiera de los dos casos son similares. A nivel decorativo, son igual de estéticos. Existen modelos con formas originales y colores, más allá del blanco tradicional, para que se puedan combinar con el resto de acabados del baño.


¿Qué potencia es necesaria?


En líneas generales, por cada metro cuadrado es necesario un radiador de 80 W. De esta manera, basta con multiplicar los metros cuadrados del baño por 80 y a ese resultado añadirle un 30 % (que se queda para calentar las toallas).

 


Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload