LAS VENTAJAS DE LAS MAMPARAS HUPPE

La importancia de una buena mampara

Darse una relajante ducha puede ser el momento más agradable del día, pues nada es comparable a la sensación de sentir el agua tras una jornada estresante. Con el ritmo de vida actual, el cuarto de baño se está convirtiendo cada vez en un lugar más importante en nuestras casas: ese refugio en el que escapar del mundo y recuperar la paz interior. Las mamparas Hüppe nos ayudan a hacer de este refugio un lugar único. 

 

El baño es un lugar en el que necesitamos la mayor intimidad y, por tanto, sentirnos seguros. Hüppe es consciente de esto y, por eso, trabaja a fondo para garantizar nuestra tranquilidad. Unos ejemplos claros son las pruebas a las que someten a las mamparas para que no se vengan abajo, si nos caemos en la ducha. Todas las mamparas pasan la conocida como “prueba del saco de arena” para asegurar que, en caso de caída, no se van a salir del marco ni los cristales ni las placas acrílicas utilizadas.

 

El momento de la ducha tiene que ser de desconexión. No puedes ducharte pensando en cómo limpiar el baño, una vez acabes, ya que se está saliendo el agua fuera. Para garantizar nuestra tranquilidad y asegurar nuestro relax, Hüppe realiza unos ensayos de estanqueidad que nos garantizan que las salpicaduras de agua quedarán dentro. 

 

Además, podemos abrir y cerrar la mampara con total facilidad y sin miedo a imprevistos desagradables, puesto que todas las mamparas son sometidas más de 30.000 pruebas, así sabemos que no se nos descolgarán. 

 

También es importante tener la certeza de que nuestra mampara está fabricada con los mejores materiales, que aguantarán el paso del tiempo. Hüppe supera con creces las normas exigidas por la ley para conseguir que, cuando entremos al baño, no tengamos la más mínima preocupación. 


Comentarios del post
Nuevo comentario
Código de validación
reload